La empatía desde dos miradas: la evolución y la educación

PorAdmin

La empatía desde dos miradas: la evolución y la educación

Autor: Mariana F. Fernández

Eje temático: Educación y regulaciones estatales.

Pertenencia: Universidad Nacional de Córdoba. Escuela de Filosofía y CIFFyH.

Cuando hablamos de empatía, ¿hablamos de un sentimiento más, o estamos hablando de una capacidad que tiene que ver más con la comprensión y/o conocimiento del otro?, lo cual implicaría ubicarla dentro de un plano más racional. La empatía implicaría no solamente “ponerse en el lugar del otro” a nivel sentimental, sino también comprenderlo, llegando en algunas ocasiones a saber lo que piensa y siente. Nos podemos preguntar entonces si todos los humanos, solo por el hecho de ser humanos, poseemos la capacidad de empatizar, o si bien la empatía es adquirida. Para saber hasta qué punto es enseñable y utilizable la empatía, es necesario un acercamiento entre saberes; un análisis interdisciplinario.

1. Componentes de la empatía
En el texto “The Functional Architecture of human empathy”, de Decety y Jackson (2004), nos hablan de tres componentes que interactúan de manera dinámica, produciendo la experiencia de empatía en humanos. Los componentes son: 1) el hecho de compartir un afecto/sentimiento entre el yo y el otro, basado en las percepciones y acciones que nos llevan a compartir representaciones; 2) conciencia del yo y del otro, es decir, saber que los sentimientos y/o pensamientos son del otro, y no son míos; sin confusión entre el yo y el otro, aunque pueda haber identificación; 3) flexibilidad mental  para adoptar la perspectiva subjetiva del otro y tener un buen sistema auto-regulatorio. Si solo uno de estos componentes se diera, no habría empatía.

2. Empatía enseñable
No sólo hablamos de la empatía como una capacidad con la que todos los humanos nacemos, sino que también podemos mejorarla, llegando a una mayor exactitud empática. Los autores, nos hablan de empatía y sus efectos en las conductas humanas, especialmente en el ámbito educativo. “La empatía es un atributo de los chicos que ha sido probado ser altamente relevante para el proceso educacional…” (N. Feshbach y S. Feshbach, 2009: 85). Teniendo en cuenta ciertos enfoques contemporáneos, definen a la empatía como una interacción entre dos individuos, que se da cuando uno de ellos experimenta los sentimientos del segundo individuo.

Empatizar tiene que ver con la habilidad cognitiva de discriminar los estados afectivos en los otros, y que hay otro nivel más maduro que requiere asumir la perspectiva y el rol de otra persona, y la habilidad afectiva de experimentar las emociones del otro, de la manera apropiada (N. Feshbach y S. Feshbach, 2007).
En cuanto a sus funciones, juega un rol para la conducta prosocial y tiene una función en los niños que les permiten mayor entendimiento, compasión y regulación de la agresión. El componente afectivo del cual hablan los autores, seria beneficiario para reducir la agresión entre compañeros ya que, el dolor del otro despertaría un dolor en uno mismo que regularía la conducta agresiva.

La empatía se manifiesta entonces por inhibición, pero nos aclaran que ésta actitud empática debe estar en el repertorio del niño para que actúe de manera pro-social, lo cual se logra con un entrenamiento empático y específicamente con un entrenamiento de conducta pro-social. Otro beneficio es la reducción del prejuicio social, al entender y apreciar los sentimientos y formas de ver el mundo de los otros, que pueden ser de un grupo étnico distinto, el prejuicio debería ser menor. La empatía de la que hemos estado hablando, puede enseñarse y es perfectible; permite una mejor convivencia, menos violencia y prejuicio, por lo tanto, resulta importante como técnica a ser implementada en el ámbito educativo donde estas funciones deben ser cumplidas.

3. Empatía como producto de la evolución
La empatía es una conducta adaptativa importante compartida entre humanos y mamíferos que depende de circuitos neuronales que emergieron durante la transición evolutiva de reptiles a mamíferos. En suma, afirman que las conductas sociales son mejores entendidas en el contexto de la evolución, ya que tanto el hecho de ayudar a los miembros de la misma especie y la supervivencia del más fuerte, son interpretados como productos de la evolución. La idea principal es que el proceso neuroendocrino actúa en varios sitios en el sistema nervioso implicado generalmente en la sociabilidad y la comunicación social, también en la base de los estados conductuales y respuestas necesariamente
para la empatía.
Estos autores definen empatía atribuyéndola como parte de sus componentes a la conducta de ayuda frente al dolor del otro. Pueden decir que la empatía como toda conducta social, es parte de la adaptación del hombre en el medio, de su supervivencia y es producida durante el camino la evolución.
El acento está en el percibir lo que el otro siente y hacer algo al respecto.

4. Diálogo posible
Los fundamentos son muy distintos: por un lado se interpreta a la empatía desde la educación y la psicología, considerándola un atributo que se puede desarrollar, mejorar y además puede servir para la promoción de conductas pro-sociales que permitan un ámbito educativo donde todas sus funciones estén satisfechas. En cambio, desde la biología se fundamenta a la empatía neuronalmente, biológicamente, evolutivamente, haciendo hincapié en su origen más que en su desarrollo. En ningún momento nos hablan de que la capacidad de empatizar sea perfectible, sino que nos proponen qué tipo de hormonas estarían vinculadas con la manifestación de la empatía.

La ventaja del punto de vista evolutivo lo podemos ver en que, si somos humanos por lo tanto somos empáticos, tenemos constitutivamente todo lo necesario para desarrollar la empatía que tantos beneficios trae a la educación y la sociabilidad. La ventaja del punto de vista de Feshbach es que, debemos entrenarnos y aprender a mejorar esta capacidad innata orientándonos hacia las conductas pro-sociales. Está en nuestras manos la responsabilidad de ser humanos y entrenarnos en ello.

*Resumen del texto original https://ffyh.unc.edu.ar/vii-encuentro-interdisciplinario-de-ciencias-sociales-y-humanas/wp-
content/uploads/sites/24/2011/08/ponencia-fernandez-eje-6.pdf

Sobre el autor

Admin administrator